Esos momentos caían y caían y caían…. Y no hallaban lugar para aterrizar. Sus recuerdos eran los dientes de las flores más hermosas… que cabían en su mano.