Si tal soneto se presenta como suyo…

me debato entre felicitarlo o besar

con orgullo su frente: maestro, es usted poeta.

Y si de repente sonasen a lo lejos las trompetas,

es que al fin besé con hambre

la sutil palabra que alimenta

(por no besar mi miedo) mi deseo…