En llegir a La vanguardia del 26 de gener aquesta entrevista vaig quedar absolutament estorat. I la veritat és que fins avui, i gràcies a una classe de filosofia i cinema que he fet a l’escola, he pogut comprovar que no era l’únic que quedava alterat per la teoria del multivers del senyor Alexander Vilenkin: els meus alumnes només feien que repetir-se que allò no era possible, i a la fi més d’un i de dos d’ells han decidit que és millor no pensar-hi massa, en aquestes coses, perquè poden tenir conseqüències anímiques diguem que complicades. 

Jo no opino el mateix. De fet, mentre caminava i passejava el Llop escoltant –quina casualitat- els Universos infinitos dels Love of Lesbian, se m’han acudit moltíssimes idees per a escriure un seguit de històries que tindran un motor, un fil conductor comú: la idea del multivers. Veurem què faré, amb tot això, però preveig que com a mínim em divertiré força… 

Us convido a llegir la entrevista que ha donat peu a tota aquesta història i a les meves pors, primer, i alegries després; em penso que gràcies a ella, a aquest home, se m’ha obert un infinit (mai millor dit) pou d’idees que tractaré poc a poc de deixar anar en forma de petits relats.

Alexander Vilenkin, autor de la teoría del multiverso; defiende la creación cuántica 

“Todo volverá a suceder infinitas veces” 

LLUÍS AMIGUET  – 26/01/2008 

Tengo 58 años: de niño pensaba que a los 30 ya no sería capaz de descubrir nada; hoy sé que acabo de empezar. Dirijo el Instituto de Cosmología de Tufts. Nací en Ucrania. Me deprime saber que no somos únicos: todos nos repetiremos infinitas veces y con infinitas variaciones.

Estudié Física en la Ucrania soviética, pero, por algún motivo, me incluyeron en una lista negra del KGB y estuve vetado como físico.
 


¿Por qué motivo?
Todavía me lo pregunto. Acabé trabajando de vigilante nocturno en un zoo hasta que logré emigrar a EE. UU. con un visado de los que entonces concedían a grupos de judíos.El universo es mucho más grande que nuestras mezquindades… Supongo.

No hay un solo universo: lo que llamamos nuestro universo y podemos ver es sólo una parte ínfima del multiverso, que está en un eterno proceso de expansión explosiva acelerada, la inflación cósmica…

El universo también es inflacionista.

Esta inflación cósmica acaba dispersándose en big bangs en regiones aisladas.

¿Hubo y habrá muchos big bangs?

Sí, pero tuvieron un principio. El multiverso tuvo un principio, así que se extiende infinito hacia el futuro, pero no hacia el pasado.

¿Cómo lo sabe?

Existe una prueba geométrica que lo demuestra, pero no sé si aquí tengo espacio…

Le creemos: siga, siga.

Nuestro big bang,el de nuestro rincón del universo, ocurrió, en efecto, hace 14 mil millones de años, pero el multiverso ya estaba en inflación y sigue estándolo. En otros rincones de ese multiverso ocurrieron otros big bangs,y ahora mismo estallan otros y así se seguirán creando regiones universales: algunas parecidas a la nuestra; otras, totalmente diferentes.

¿Entonces cuántos universos se crean?

Infinitos. El multiverso está infinitamente en expansión ocasionando infinitos big bangs, que, a su vez, crean otros universos.

Así que lo que pasa volverá a suceder.

Infinidad de veces: igual y con variaciones…

Tal vez el Espanyol gane un día la Liga. Todo sucederá. Podrá usted cometer los mismos errores infinidad de veces y corregirlos otras tantas.

En algún momento yo le mataré a usted y usted me matará a mí…

Todo ocurrirá infinitamente en infinidad de universos, sí.

Oiga: ¿y usted cómo lo sabe?

Esa es una pregunta popperiana: si una proposición no se puede declarar falsa o verdadera, no es científica. Al principio, nos acusaron de hacer metafísica y no física, pero hoy no le hablo de especulaciones: esas proposiciones las apoyamos con datos.

¿Cómo se puede falsacionar el infinito?

Podemos… ¡Ya lo hemos hecho! Y en gran parte se lo debemos a mi amigo el eminente cosmólogo catalán Joan Garriga…

¡Garriga: tiene una contra!¡Llámeme!

La demostración parte de la teoría de la inflación cósmica enunciada por mi amigo Alan Guth hace 25 años y acreditada por las mediciones de satélites de la NASA y, siguiendo a Guth, en conjunción con la teoría de las cuerdas, podemos corroborar nuestra teoría del multiverso.

Hoy, con tanto telescopio, los datos te pueden estropear una buena teoría.

Afortunadamente, las nuevas tecnologías hacen que la cosmología de nuestros días esté dirigida por los datos de la observación directa, pero, cuando yo empecé, la cosmología era pura especulación teórica.

¿Cómo afectan a su propia vida sus descubrimientos cosmológicos?

Al comprobar la teoría del multiverso, la verdad es que… Ahhh… Me deprimí.

¿Se deprimió? ¿No le alivió descubrir que tendremos infinitos futuros? Lo que me deprimió fue descubrir que no éramos únicos. Siempre había pensado que la Tierra y nuestra especie, cada uno de nosotros, yo mismo, éramos una obra de arte singular, única, irrepetible… Y de pronto descubrí que la realidad era lo contrario: infinitamente repetible y también nosotros.

¿Por qué? El multiverso no necesita una razón para existir: existe.

¿Podría usted haber llegado a creer en un multiverso si no hubiera telescopios?

Hace 1.600 años que Agustín de Hipona, san Agustín, se aproximó en sus Confesiones de un modo sorprendente a nuestras más avanzadas predicciones.

¿Cómo?

Agustín estaba obsesionado por el concepto de tiempo: se preguntaba qué hacía Dios antes de crear el universo.

Era la cosmología de entonces.

En sus Confesiones,dedujo que Dios creó el tiempo y el universo a la vez.

¿Y antes de crearlo qué hacía Dios?

Antes del universo, razonó Agustín, no había tiempo. Luego concluyó que no tenía sentido plantearse qué hacía Dios antes.
Una conclusión muy sana.

Eso es exactamente lo que piensa la cosmología moderna.

¿Cree usted en Dios?

No creo en un Dios personal, desde luego, pero tampoco soy un materialista estrecho de manual.

¡Cómo ser materialista cuando los datos cuestionan los límites de la materia!

Por eso tengo la mente abierta a todo cuanto pueda demostrarme que estoy equivocado o me brinde ocasión de aprender. ¿Sigue triste por saberse repetible?

Me consuela no saber si en nuestro universo visible hay vidas como la nuestra: tal vez en nuestro rincón multiversal sí somos únicos, y eso es bastante singularidad y responsabilidad para mí. 
 

La contra. Entrevista publicada per La vanguardia el 26 de gener del 2008.

Enllaç i més informació:   http://www.lavanguardia.es/free/edicionimpresa/20080126/53429945489.html